Queridos lectors,

Ayudan el Circo Barus. La situación es fatal: Con la pandemía del Covid 19 el circo tenía que cerrar sus puertas. A diferencia de otros trabajadores autónomos el circo no recibe ninguna ayuda del gobierno. Cuano el circo llamó a las respectivas autoridades contestaron: “Tienes que mascarar los 40 animales o venderles a un zoo. Sí después tienes una residencia permanente puedes recibir ayuda del estado (Hartz IV). El circo tiene una dirección en Schlitz en el centro de Alemania. Pero los autoridades no la acceptan. Eso podéis ver en el video sigiuente.

https://www.zdf.de/politik/laenderspiegel/laenderspiegel-vom-4-april-2020-100.html)

Queridos lectores,

En estos tiempos de crisis tenemos que ayudarnos los unos a los otros. Si tienes un circo en tu alreadedor preguntalos que necesitan y como puedes ayudarlos. Como ningún circo tiene una dirección permanente – a causa de su trabajo como circo J-todos sufren de la crisis. Si no les ayudamos- no va a haber más circos después de la crisis. Entonces vos pido-si teneis un poco de dinero a separar – dadlo al circo próximo o en el enlace de Gofundme.com. gf.me/u/uxvg9ru

O Podéis hacer un projecto similar con  por ejemplo “Gofundme.com”.

Voy estar muy agradecido por vuestra ayuda y el circo Barus también!

Renate Weber

Humildad y Prudencia

Para mí, prudencia es la capacidad de difenciar entre las cosas que puedo cambiar y estas que ni puedo influir. Anque sea muy díficil-las ultimas tengo que aceptar con humildad. En mi caso eso son mis dos abortos. Entretanto los veo como parte de mi vida. Sé ahora que hasta un cierto punto pudo influir mis embarazos: en tomando acido fólico y no bebiendo alcohol (ni fumar). Pero ya hay una cosa que es más “grande” que mi influcencia sobre el feto. Algunos lo llaman “el destino” para otros es “Diós” y otos lo llaman “el universo”. Sea como sea para cada uno individualmente – eso empieza en este punto invisible dónde todos mis esfuerzos no tienen ningún efecto. Era y todavía díficil para mi de aceptar que a partir de esa “frontera” invisible no hay nada más que puedo hacer para cambiar la situación. En las semanas después del aborto este sentimiento de haber perdido el control sobre mi vida me hizo sentir mucha agresión contra mi misma-hasta pensamientos de suicidarme. Hoy sé que actuando así yo quería obtener el control sobre la situación. Un control dubioso. Esos pensamientos me han asustado y por eso trato de aceptar cada día un poco más lo que no puedo cambiar con humildad. Me dio la permisión de sentir el luto sobre lo que he perdido. Esa experiencia me ha llenado con más humildad. Humildad que no soy omnipotente y humildad que la muerte es une parte de mi vida que no puedo “encerrar” fuera. Y ya todavía hay esperanza y consuelo como los he encontrado en mi perro de asistencia. Su alegría de vivir y su curiosidad forman parte de los pequeños milagros que me hacen ver la vida más positivamente. Esos son mis pensamientos que quería compartir con vosotros, queridos lectores.

¿Qué es la tranquilidad interior? Para mi la tranquilidad interior significa de tomar un respiro profundo en una situación difícil, para ganar claridad interior. También significa que en encuentros con personas agresivas de primero no hacer nada. Está claro que las reacciones impulsives en respecto a personas agresivas son el resultado las heridas en nuestro pasado. Es evidente que hay mucha gente que quiere deshacerse de su disatisfacción interior accusando a otros. Si yo observo tal comportamiento me caigo obervando lo que se passe en mi. En poniendo esa distancia entre mi y la otra persona puedo salir del circulo vicioso de la justificación y del desrespeto. A veces logro a hacerlo así y a veces no. No me juzgo si no llego a hacerlo porque puedo practicarlo toda mi vida J. Cuando alcanzo a callarme y calmarme tengo un sentimiento raro. Casi como si en usando palabras y explicandome hubiera podido convencer al otro que soy una persona valiente. Ahora sé que es más importante que yo pienso de mi así. Así puedo-como en la defensa de Tai Chi- poner distancia entre mi y el agresor reteniendo mi energía. Para ese fenomeno hay una anecdota de la cámara de los Comunes. Un delegado insultó fuertemente a un hidalgo. Pero este no le hizo caso y se fue sonriendo. Cuando otro delegado le preguntaba: -“Por que no te has defendido?” El hidalgo le dijo: -“Porque no era necesario.”

Esos son mis pensamientos, que quiero compartir con vosotros, queridos lectores.

Renate Weber

¿Cómo puedo estar más en paz conmigo? Creo que estar en paz con si mismo tiene mucho que ver con perdonar a mi mismo y a otros. Es importante de no confudir “perdonar” con “olvidar”. No es facil para mi de admitirlo pero ya no puedo perdonar mi familia. Intenté de perdonar mi hermano pero lo hizo solo con la mente y no con mi corazón. Muy pronto después del día en que le había dicho que le perdonaré regresaron mis sentimientos de vulnerabilidad y de amargura. Hoy en día sé que entonces yo no estaba lista para perdonar mi hermano y mi familia. Solo quería acabar con los sentimientos de violación y vulnerabilidad. Efectivamente eso no es como funciona el “perdonar”. Quizás si entendemos la vida como una botella de experiencias – la mitad de esa botella debería estar lleno de experiencias buenas o al menos neutras. Teniendo esa botella con más experiencias negativas que positivas eso me daba envidia de las vidas de los demás. También me hizo menos generosa de perdonar a los que me habian herido en el pasado. Lo siento que ese comportamiento evita que puedo estar más en paz conmigo y otros. Sé que no puedo cambiar este comportamiento al instante. Sin embargo ya hay otro camino de encontrar más paz interior: Es de perdonar a mi misma por todas las cosas que no he hecho de otra manera en el pasado. Un sabio ya decía que no tenemos que llamar “errores” las cosas que no hemos logrado a hacer muy bien. Son simplemente experiences en nuestro camino sobre esa tierra. Aunque nos educan en evitar todos los errores no es posible aprender sin ellos. Si yo miro a mi “interior” entiendo que hay muchas cosas que no he logado a hacer muy bien y me siento culpable de ellos. Pero yo creo que todo el mundo quiere hacerlo “bien” en su vida. No hay ninguna persona que intenta de fracasar en su vida. Y eso es el lugar donde perdonar a si mismo es posible: Si nosotros podemos creer que lo hemos hecho lo mejor que podemos en este instante pasado, eso nos liberaria mucho. Eso no es una excusa para comportarse mal, pero posiblemente el pensamiento que no podíamos haberlo hecho mejor en este momento nos da fuerza para mejorar nuestro comportamiento donde es necesario. Finalmente eso nos da más paz interior en nuestras vidas.

Renate Weber

Paciencia

Raramente tengo paciencia en mi vida. MÀS ALTO, MÁS RÀPIDO y MÀS ADELANTE han sido mis metas durante años. Aunque sabia que la vida debajo esa presión interna apenas era saludable yo simplemente no sabía como hacer las cosas más despacito. Era como si yo tenía un hombre pequeno en mi espalda que siempre gritaba: “Adelante! No tienes más tiempo! Dateprisa!”. Y si ya había cumplido con un deber me decía: “Qué no te relajas! Hay más cosas a hacer ahora!”. Hasta ahora este fenoméno me daba la sensación que no podía estar tranquila antes de cumplir mis deberes diarios ni antes de que me había apuntado los proyectos nuevos que me venían a la cabeza. De esa manera yo casi nunca me tomaba el tiempo de disfrutar lo que y había cumplido en mi vida. Simplemente yo usaba esa energía para hacer ya más proyectos. Como casi había pausas entre mis “días de proyectos” tenía la sensación que mis tareas nunca llegaron a un fin y que eso me daba y más prisa. Así se pasaba mi vida hasta que el día en que conocí a Maria. Este encuentro me hizo questionar mi comportamiento.

Era una mañana gris de noviembre quando venía de visitar mi padre en la residencia de ancianos. A mi lado estaba Kalle, mi perro de asistencia. La atmosfera en la residencia era aturdida porque no se oían conversaciones ni risas de la gente mayor. Yo estaba contenta que Kalle parecía cambiar este estado de rigidez porque algunos de los ancianos ahora hablaron de el como el les recordaba de otros perros. Algunos querían tocarle otros simplemente le miraban con stupefaccion. Eso me daba la impresión de como estos ancianos vivían aislados de la vida “normal”. Como siempre yo estaba nerviosa en esperando el ascencor para cumplir con esta visita y para realizar ya más tareas hoy en día. Cuando las puertas del ascencor se abrieron yo vi a una pequena mujer con el pelo largo y blanco. Elle me miraba y dijo: “Tu eres una mujer muy bonita”. Yo sonreí. Cuando un hombre entró en el ascensor ella dijo: “Tu eres un hombre bonito.” Eso me daba la impresión que ella usaba este complimento como para entrar en contacto con la gente. Yo la pregunté lo que tenía en su andador. –“Eso es una fotografía de mi espeso.” Yo miraba la fotografia en negro y blanco que mostraba un hombre joven. En el andador había el nombre y la dirección de la anciana. Su nombre era Maria (nombre cambiado). Al lado de la foto estaba un album de fotos. Sus paginas estaban ya muy usadas y me  parecía que el album ya tenía casi cien anos. También había un espejo y un cepillo en el andador. Yo miraba Maria que estaba hablando con el hombre sobre los tantos anos que él venía a visitar a su esposa. Mirando el andador me hizo de repente comprender que en algunos anos yo podía ser como Maria. En este instante comprendí que no había una verdadera frontera que me salvaba de la viejez y de olvidar con cada día más de lo que era mi vida. Aunque yo quería creer que yo podía “difrutar de la vida más tarde” empecé a comprender que la vida era muy frágil. Y en este momente me di cuenta que el “pepqueno hombre en mi espalda” se había callado. Cuando sali del ascencor vi como Maria caminó lentamente por el pasillo-llevando su vida en el andador. Golpeando la puerta de la habitación de mi padre yo sentí que me perro quería irse. Para él como para mi estas visitas costaban mucha energía. Mi padre estaba muy alegre de verme. Para mí era muy doloroso de ver cuánto más mi padre no podía hacer o simplemente había olvidado en el curso de las ultimás semanas. Intenté de hablar del pasado-el unico tiempo agradable pare mi padre. Ya nos ibamos de caminar por la primera vez con Kalle. Este paseo ya hizo la atmosphera de la residencia menos triste. Mi padre quería regresar “a su casa”. El me invitó de tomar una copa en el bar más cercano. Cruzabamos la cruce de carrera cuando mi empezó a gritar a un conductor de camion para que se parase. En el bar el dueno ya había puesto un vaso de vino en la mesa sin que mi padre ni decía una palabra. Por otro lado mi padre ya no sabía si 5 Euros ya eran suficiente para pagar el vino y mi cortado. El bar era un sitio triste a estar: No se podía comprar ni un bocadillo. La gente venía solamente a beber, fumar y sentirse ménos solo. Mi perro parecía sentir que algo no andaba muy bien. Kalle me miro con una mirada preguntante y yo estaba muy aliviada cuando finalmente podíamos salir. “Voy a regresar más tarde”, anunció mi padre y el dueno asintio con la cabeza. Una parte dentro de mí quería gritar: “Papa, porqué destruyes tu vida?” pero me quedó sin hablar. Me venían a la cabeza memorias de un tiempo mejor cuando mi padre y yo habían ido de excursión y al final cenado en un restaurante cercano. Estos tiempos –eso comprendía ahora-se habían ido para siempre. Desde este día –el día del encuentro con Maria y viendo mi padre en este bar intento a aceptar que no puedo cambiar el consumo de alcohol de mi padre. La unica cosa que puedo cambiar es de distrutar de mi vida y tener más paciencia.

Renate Weber

Queridos lectores,

Mi segunda novela autobiografica ha salido. Todavía solo en alemán. El libro trata de mi Segunda y tercera estancia en la clínica psicosomatica y el resultado de como vivir más equilibrada en mi vida quotidiana.

Aquí hay la vista preliminar de mi segundo libro: “Renate II -los companeros”

Observar los espantos del pasado con coraje: Con mis cuentos de curación…

Hace 5 anos que el médico me ha mandado a una clinica psicosomatica con la diagnosis “Agotamiento” (depresión). Aquí pronto era evidente que no era solamente sobrecarga que ha producido mi colapso. La causa eran diferentes Traumata. Hasta entonces he escrito la historia de mi familia en mi libro “Renate o el viaje al Centro del ser”. Aquí también aparecían las memorias del abuso sexual que habia experimentado como nina pequena. Perseguidas de pesadillas mis terapeutas me aconsejaron de escribir un cuento de curación.

El plan era de salvar mis ninas posteriormente. Aquí pinté mis ninas interiores. Son mis partes interiores que han Sido heridas por la violencio del abuso sexual. Ahora hicieron la experienco de ser “salvados” del Trauma. Así podían ser integradas en mi personalidad.

Así hizo las figuras de Fulna, la dragona de protección y de Kai. Kai ha Sido una parte de sombra. Esa parte me ha “traido” la misma pesadilla una y otra vez.

GermanEnglishFrenchRussiaSpain
error: Content is protected !!